MERCADOS

El oro pierde el ‘efecto refugio’ y Julius Baer augura más caídas

 

 
Lingotes de oro DREAMSTIME EXPANSION
 

En pleno derrumbe del petróleo y de las Bolsas, la cotización de uno de los activos refugio por excelencia, el oro, apenas repuntó ayer un 0,20%. Hoy gira a la baja, hasta rozar mínimos de una semana, y desde Julius Baer auguran caídas tanto a 3 como a 12 meses vista.

La cotización del oro no ha logrado el brillo habitual en otros episodios de pánico en los mercados. El petróleo sufrió su mayor derrumbe desde 1991 y las Bolsas europeas y estadounidenses rondaron el 8% de desplome, un contexto a priori propicio para que los inversores buscaran refugio en la deuda pública y en el oro.

Los ajustes de carteras, en cambio, fueron más selectivos de lo habitual incluso dentro de las alternativas más defensivas. Las compras en la renta fija se centraron en las deudas de EEUU y Alemania, y los inversores se lanzaron sólo inicialmente a la compra de oro.

La cotización del oro subió ayer hasta superar efímeramente los 1.700 dólares la onza. Este nivel situaba su cotización en máximos de siete años, desde diciembre de 2012. Al cierre de la jornada, en cambio, la subida se limitó a apenas un 0,20%, desde los 1.672 dólares del viernes hasta los 1.675 dólares.

En medio del terremoto desatado en los mercados financieros, desde entidades como Pimco han recomendado, más que tomar posiciones en activos refugio, primar sobre todo la liquidez. Desde Unigestion inciden en esta línea: «Estar en liquidez sería la mejor manera de proteger las carteras en un futuro próximo», por lo que concluyen que «ahora mismo, el efectivo es el rey».

Los analistas de Julius Baer, lejos de recomendar la inversión en oro para aprovechar futuros episodios adicionales de aversión al riesgo, se muestran bajistas sobre su evolución tanto a corto como a medio y largo plazo.

Según explica la firma suiza, el derrumbe histórico del precio del petróleo hunde las previsiones de inflación, una situación que supone toda una losa para la cotización del oro, que siempre ha sacado mayor partido a las tensiones inflacionistas.

Julius Baer llama la atención sobre el comportamiento anómalo del oro en una sesión como la de ayer, antes de explicar que el hundimiento de las perspectivas de inflación junto a la posibilidad de que algunos inversores tuvieran que vender (con plusvalías) sus posiciones en oro para cubrir las pérdidas sufridas en otros activos provocaron que la cotización del oro apenas reaccionara a la desbandada que registraron ayer los mercados.

La reacción del oro en la jornada de hoy a las expectativas de toda una batería de estímulos por parte de gobiernos y bancos centrales es a la baja, con mínimos por debajo de los 1.660 dólares la onza, en sus cotas más bajas en cerca de una semana.

Julius Baer tampoco ve margen para nuevas subidas, y sitúa su previsión a tres meses sobre el precio del oro en 1.625 dólares la onza, por debajo de su cotización actual. A 12 meses vista también augura caídas, hasta el entorno de los 1.600 dólares.

Según la firma suiza, el ‘shock’ del coronavirus tendrá un impacto limitado en el tiempo, por lo que dará paso a una recuperación de la economía mundial que frenará el apetito inversor por el oro.

https://www.expansion.com/mercados/2020/03/10/5e677226468aeb857a8b4583.html

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de sus políticas.